A.·. A.·.
Menu » Probacionista » Ensaios » Thor
A+-
Probacionista

ensaios dos membros - thor

De la Sombra a la Luz

 

Todos los Sistemas de Iniciación, fueran masónicos o rosacrucianos, mágicos o filosóficos del Antiguo Aeón esteban profundamente basados sobre la Escuadra o algún otor símbolo equivalente, fundamentado en el concepto de supremacia masculina. Así, aquellos cuyas bases esteban en las figuras míticas de Jesús Cristo, Osíris, Salomón, Hiram y otros tantos iconos patriarcales, tuvieron en su la fértil imaginación al hombre como un ejemplo máximo y perfecto del ideal humano.

El Nuevo Aeón, el así ilamado Aeón de Horus, se basa,en determinado sentido, en el Círculo, la Diosa, la Madre cuyo símbolo ou manifestación es el Hijo. Así nuevas interpretaciones provenientes de un diferente punto de vista brotan del entendimiento de la naturaleza a las cosas.

De esta forma, muchos de los conceptos otrora tomados como verdaderos, bajo la luz del avance de las investigaciones, tanto en ele campo tecnológico como filosófico, debido a las "influencias" del Nuevo Aeón, asumen nuevos significados, mas adecuados a los dias actuales.

Los aspirantes al Arte Real deben ser conscientes que los mas antiguos misterios eran de naturaleza física e no metafísica. Existe una versión esotérica e otra esotérica al respecto, análogas a la Ley escrita y oral de los Judíos. Con todo, al contrario de lo que se supone usualmente, una versión metafísica es una exotérica e no al revés. Esto puede ser deducido por ele estudioso del decimoséptimo capítulo del Libro de los Muertos de los Egípcios, uno de los mas antiguos textos iniciáticos existente. Allí, acompañado al texto del Libro, aparece, explicado o escrito según la tradicion, el secreto, la Sabiduría Oculta contenida, un velo, refiriéndose al origen físico de los abstractos conceptos contenidos en el Libro. Las cuestiones espirituales son explicadas en términos físicos o, mas precisamnete, filosóficos.

Y que me disculpen aquellos que consideran impropria la revelactión de los misterios que juzgan necesario mantener con ele Velo de Isis cubierto; y reitero el hecho de que los Misterios y la Verdadera Gnosis son, predominantemente, de naturaleza psico-sexual. Hemos dicho que las "claves" del ocultismo prático, estén relacionadas con la magia o con el misticismo, pueden ser comprendidas por el intecto mediante el estudio, pero es solamente en los Planos Internos que es efectiva su revelación. A no ser que los referidos "contactos" en estos planos sean estabelecidos de un modo adecuado, ninguna lectura desvelará los misterios que se muestran indescifrables (velados) al análisis puramente intelectual.

Aquí intentaré proporcionar alguna luz sobre estas cuestiones. Intentaremos también demonstrar algunas relaciones entre la Cábala y el Sistema Masónico y de cómo éste tiene por fundamento los preceptos de aquella.

 

El Velo de Paroketh

 

Algunas puertas del Esoterismo pueden ser abiertas por el cuidadoso estudio y vivencia de los textos sagrados de las religiones del mundo si, en su debido lugar, sabemos usar las claves apropriadas.

Buena parte de las claves del sistema esotérico elaborado en Occidente se encuentra en la Cábala. Hemos podido verificar, en base de algunos años de estudio y prácticas en este terreno, que algunos importantes pasajes del Nuevo Testamento han sido descuidadas por la mayoría de los esoteristas. Pero parece que ellos fueron convenientemente "tergiversados" por parte de éstos, para los cuáles tales claves se revelarían muy comprometedoras. Una de estas tergiversadas claves la encontramos en Mateo 25:51: "Sucedió que el Velo del Templo se rasgó en partes de arriba abajo: tembló la tierra se desprendieron las rocas".

Supongo que es de lo más natural que, ante el versículo e Mateo, surjan algunas perguntas:

?Qué Velo es éste?

?Por que se rasga en el momento exacto en que Jesús expira en la cruz?

?Qué relación existe entre estos dos sucessos?

Partiendo de la premisa de que la Bíblia, como todo Libro Sagrado, contiene enseñanzas iniciáticas en forma de parábolas, nada mas natural que la necesidad de que sean interpretadas correctamente, para que podamos obtener las debidas claves de las enseñanzas ahí encerradas. Existe en la Bíblia, tanto en el Antoguo como en el Nuevo Testamento, varias referencias al Velo del Templo, como podremos apreciar en los siguientes ejemplos:

"Haz también un Velo de color azul, púrpura e carmesí y de lino fino bordado" (Éxodo, XXXI, 35)

"También haz un velo de color azul, carmesí y púrpura de lino fino" (Crónicas, III, 14).

A esta altura nos viene a ocasión, en este contexto, aquellos velos retirados por Salomé, al ejecutar la Danza de los Siete Velos (un verdadero "strip" ritualistico, muy parecido a aquél otro vivido por David, al danzar desnudo ante el Arca Sagrada), ante los extasiados y deseosos huéspedes de Herodes. También hay que dar atención en cuanto al precio cobrado por la preciosa danzarina a sua padastro (Herodes), es decir, la "Cabeza de Juan Bautista".

A hora muchos podrán pensar u están en su derecho, que existe una indentidad entre los dos sucesos, a saber entre el Velo del Templo y los Velos de Salomé. Ellos representam la misma clave vista de dos modos diferentes. Con alguna paciencia, sumadas las pistas aquí ofrecidas, es evidente que esta identidad saltará a los ojos conduciéndonos al corazón del Arcano.

Explicamos: los Siete Velos de la danza de Salomé corresponden a los Siete Planos (En el Apocalipsis de San Juan, corresponden a los Siete Sellos y a las Siete Trombetas) que el Iniciado deberá desellar para ver una Verdad desnuda y cruda en su frente: entonces el perderá la cabeza, o sea: su ser inferior, su ego, etc (a los masones indico la Señal del Primer Grado).

Recordando lo que ya fue dicho anteriormente, nos causa sorpresa observar que en la especial referencia de Mateo 27:51, totalmente relacionada con la muerte de Jesús, cuando la abordamos, recibimos interpretaciones tan simplistas que, muy raramente, tienen el disparate como, por ejemplo, de decir que el Velo del Templo seria rasgado por Jeohovah enrabiado por el cruel asesinato de su hijo.

En verdad, el acontecimento descrito por el Nuevo Testamento se refiere, de modo velado, es decir, oculto, al ápice de una de las más importantes fases de la iniciación.

Tenemos conocimiento, a través del historiador Flavio Josefo, que el Templo de Jerusalén contenia tres grande divisiones y que la tercera de ellas, la más interior donde reposaba el Arca Sagrada, recibía la denominación de Santo de los Santos y estaba exclusivamente consagrada a la Divindad (Jehovah, en el caso de los Judíos). Esta tercera y secretísima división era el local donde solamente el Sumo Sacerdote entraba, una vez al año, para allí, "tras los velos", pronunciar el Nombre Inefable (IHVH).

Esta cámara estaba separada del interior por un Velo, cuyo nombre es PAROKETH.

Toda la edificación del Templo está basada en ciertos cánones sagrados, los cuáles, a su vez, nada más obvio a los que seguimos esta Ciencia y, penetramos en sus misterios, recoger de allí las joyas y los raros perfumes que ella siempre ofrece a los que a ella se aproximan con respeto y admiración.

Veamos, asi, si de hecho existe, teniendo como base la Santa Cábala, alguna relación entre el "rasgar el Velo" y la "muerte de Jesús", y cuál es esa relación, o mejor: lo que se encuentra velado.

Según un bien conocido esquema de la Cábala, el Árbol de la Vida se divide en tres tríadas: Superior (Kether, Chokmah y Binah), Central (Chesed, Geburah y Tiphareth) y Tríada Inferiorm (Netzach, Hod y Yesod). Derivada de la última tenemos el Reino (Malkuth, la esfera de la Tierra), punto donde, por el proceso iniciático, el hombre inicia su jornada de ascenso a las Esferas más elevadas.

Veamos ahora cuál esse Camino:

Iniciando en Malkuth, la Primera Esfera, o Reino, ascendiento verticalmente encontramos la Esfera siguiente, Yesod, o Fundamento.

Luego, sobre Yesod, está Tiphareth, la Belleza, la Tercera Efera, o Esfera del Sol, centro y corazón del Árbol de la Vida y también el primer objetivo mayor de la Verdadera Inciación, es decidir, el gran logro espiritual, fruto de nuestro encuentro con el Yo Superior. En términos thelemitas, el Sagrado Ángel de la Guardia (SAG). El Sagrado Ángel de la Guardia recibe, en otros Sistemas no son thelemitas, denominaciones diversas, tales como: Adonai, Centro Crístico, Augoeoides, Osíris tc. El Sagrado Ángel de la Guardia no es exactamente el Yo Superior, pero la analogía es válida a falta de otra mejor. Mejor seria decir: "Chispa Individualizada de la Divinidad, o Dios Oculto en todo hombre y mujer".

El trabajo de ascensión por el Árbol de la Vida, cuando se da, siguiendo el "Sendero de la Flecha" está constituido por los Senderos de Tau y Samech, respectivamente el 32 º y el 25 º (que corresponde a los Atus Universo y Arte. Y entre estos dos senderos está lá Esfera de Yesod. El sendero de Samech está "cruzando" por el Sendero de Phe (27 º - La Torre Fulminada) que une, a su vez, Hod (Esplendor) y Netzach (Victoria). Esos Senderos forman una Cruz por donde, forzosamente pasará el Aspirante en dirección a Tiphareth. En otras palabras, significa que él será "crucificado" . Pero no es solamente esta "crucifixión" la que se interpone entre él, que está en Malkuth y su Centro Crístico.

Aquí también encontramos otra clave: "Sendero de la Flecha": una flecha necesite de un arco para ser lanzada en dirección a sua Diana. ?Donde está esse Arco?

Como ha dicho Dion Fortune "El Caminho de la Inciación sigue las espirales de la Serpiente de Sabiduría en el Árbol; pero el Caminho de la Iluminación sigue el Sendero de la Flecha lanzada por el Arco de la promesa, Qesheth, o arco iris de los colores astrales que se extiende como una halo por detrás de Yesod".

Notemos que la palabra Qesheth (o mejor, QSTh-tsq) está formada por la letras de los Senderos 29, 31 y 32, respectivamente los Triunfos de La Luna, El Juicio y El Universo.

"Lo que está encima es como lo que está abajo", es un antiguo aforisma. Puede ser aplicado en todos los planos de la existencia; consecuentemente, así como el Abismo separa a la Tríada Superior del árbol Sephirótico del resto de las Esferas, la Triada Central, de Equilíbrio, está separada de la Tríada Inferior por una laguna, conocida por los cabalistas como el Velo de Paroketh; que en cirto sentido, constitue el proprio Abismo, pero en una escala inferior.

Entrando através del proceso iniciático, en dirección a Tiphareth (o Dios Interno) el Aspirante deberá alcanzar Yesod - la Esera de la Luna, o el Mundo Astral - y pasar por el cruce (la intersección de los Senderos de Phe y Samech), "rasgando" después el Velo de Paroketh que se encuentra debajo de Tiphareth e inmediatamente encima de Hod y Netzach y entrar, de esta forma, en el Santo de los Santos, es decir, en la Cámara del Medio (de los masones) la Cámara del Dios Interno, muy bien representada en la Gran Pirámide como la Cámara del Rey.

Allí, el Aspirante, ahora Adepto, deberá pronunciar el Nombre Inefable, o Nombre del Sagrado Ángel de la Guardia, muriendo en su personalidad humana y renaciendo en otra realidad conciencial.

El Inciado en su trabajo de consecucción tato mágico como místico, usando el Esquema del Árbol de la Vida, irá, poco a poco, ascendiendo a los diversos Planos de Conciencia (simbolizados por las Esferas) atraves del Camino del Medio (o Pilar Central) que lo conducirá a la presencia de su "Dios Interno" ("Jesús", Adonai, Osíris etc). A medida que este trabajo es realizado por el Aspirante, los Reinos de los Elementos, uno a uno, son conquistados. La apertura del "rasgar" el Velo de Paroketh es el último obstáculo para la destrucción parcial de ego mundano. Esta destrucción, un "sacrificio" al Yo Superior, es conocia como la Muerte Mística: "Padre, en Tus Brazos entrego mi Alma".

Malkuth, Yesod, Netzach, Hod y Tiphareth son las cinco esferas: el Pentagrama, los Cuatro Elementos regidos, o dominados, por el Espíritu. Ellos forman la Estrella Flameante de los Masones, o Símbolo del Hombre Divino. La letra Shin (Espíritu) insertada entre las Cuatro Letras del Tetragrammaton (Yod, He, Shin, Vau, He) lo transforma en Yeshuah, o Adepto. Este fenómeno acontece cono todos los Adeptos que alcanzan el Grado Inefable. Percibimos, entonces, que todo el teatro simbólico representado pro la "vida" , "ordaliás" y "muerte" de "Jesús", nos apunta solamente una dirección: el esquema Cabalístico de la Consecución Espiritual.

(Traduzido por Frater A. T.)

 

<< voltar  

topo